El pasado viernes 20 de abril estuvo repleto de emociones. Se realizaron pruebas de control remoto desde la cúpula Este, donde se encuentra ubicada nuestra joya más preciada, el telescopio C-14, destinado especialmente a la observación de cielo profundo.

La puesta a punto de cúpula y telescopios ha supuesto una cantidad ingente de horas de trabajo para nuestros compañeros. Durante varios años, algunos acariciábamos la idea de dotar a la cúpula de un buen telescopio. Una vez conseguido había que trabajar para ponerlo en marcha; una buena montura: la sincronización de cúpula y telescopio (que dieron muchos quebraderos de cabeza); unos buenos oculares colimar; añadir CCD; el software…. En definitiva, ir dotando a la cúpula de observación con todo lo necesario para tener un observatorio de calidad. En esta labor solo nos frena la parte económica, porque en la parte humana afortunadamente cada vez son más expertos los que se unen a la asociación y aportan su trabajo altruista para ir mejorando. Pionero en ello, y con una constancia digna de admiración, fue y es nuestro compañero  D. Francisco J. Sevilla, y actualmente se nos unieron ayudas muy importantes como la de D. José Garrigós, D. Salvador Ortega, D. Alberto Vidal, D. Jesús Vidal y D. Pedro García. Cada uno en su área han dado un nuevo impulso para acelerar el proceso y llegar a conseguir el logro de la pasada noche, en la que los compañeros Francisco J. Sevilla Cervantes, Salvador Ortega Saura y Alberto Vidal consiguieron realizar con éxito la demostración en control remoto del Observatorio de Cielo Profundo y realizar capturas con la CCD.

Era noche de Puertas Abiertas en el CACT, por lo que varias personas fueron testigos del nuevo hito. Todos los compañeros estábamos expectantes recibiendo las imágenes desde la Cúpula Este y que a su vez eran proyectadas en la pantalla del Salón de Actos. Cuando comenzaron las primeras imágenes, la emoción contenida afloró en los ojos de más de uno, como nuestros compañeros como D. José Bonnet Casciaro (Presidente de ASAC), D. Francisco Ruiz, D. Antonio Sevilla, Dña. Virginia Imbernón, D. Andrés J. Ros, que no pudieron reprimir la lagrimilla. Aunque se encontraban concentrados y atentos en el manejo y control del observatorio,  el brillo en los ojos de nuestros compañeros Alberto Vidal, Paco Sevilla y Salvador Ortega les delataba.

También los compañeros D. Fulgencio García (Director del CACT), D. Pedro Santiago Domínguez e Dña. Isabel Mª Pérez Berenguer, que estaban a cargo de la actividad de observación en terraza, entraban y salían de la sala expectantes ante dicho acontecimiento.

Quisiera recordar a los compañeros que no pudieron estar allí pero que lo vivieron a distancia con igual intensidad: D. Pedro García, D. Francisco J. Hernández, D. José Garrigós, Dña. Cristina Díaz y D. Antonio Martínez. Entre todos hemos aportado nuestro granito de arena para que sea posible este logro.

En el Salón de Actos también se encontraba emocionado nuestro amigo D. Miguel Ángel Cotes, quien hace unos años,  cuando se encontraba en el Instituto de Astrofísica de la Universidad de Oslo (Noruega), me preguntó si se podía realizar un control remoto de nuestro observatorio desde el lugar que residía. En aquel momento, solo era un proyecto para nosotros. Pero ahora ha comenzado a dar sus primeros pasos con éxito, y nuestro compañero tuvo la fortuna de ser testigo de dicho acontecimiento.

Mientras escribo estas líneas, la emoción humedece mis ojos, rememorando cómo empezó todo, cómo luchamos para tener el observatorio largamente soñado y ver hasta donde hemos llegado. Como siempre digo, somos un gran equipo. Gracias a todos y ¡avante toda! por un futuro siempre lleno de éxitos.

Gracias a todos los que nos acompañasteis en este nuevo logro. Habéis sido testigos de un pequeño paso para el hombre y un gran paso para ASAC. Os esperamos en próximos éxitos que seguro que irán llegando.

A la izquierda imágenes tomadas en remoto, a la derecha de la imagen D. Alberto Vidal explicando la operación que se está realizando. Debajo a la izquierda D. Francisco J. Sevilla, D. Salvador Ortega y D. Alberto Vidal. A la derecha D. Francisco J. Sevilla y la imagen en pantalla de la cúpula Este y el telescopio C-14

 

 

Arriba a la derecha de la imagen D. Alberto Vidal Panalés. A la izquierda D. Francisco J. Sevilla Cervantes explicando a los asistentes las operaciones que se estaban realizando.

 

 

¡Hasta pronto y cielos despejados.!