Muchos me han preguntado por la Luna Rosa, nombre que los medios de comunicación están divulgando ampliamente durante este mes.

No veremos una Luna de color rosado, las variaciones de color que podemos observar en nuestro satélite natural se deben a la dispersión de la luz en nuestra atmósfera que puede ir desde el anaranjado al rojizo, este último color lo podemos observar cuando la Luna se encuentra en el horizonte. También toma el color anaranjado debido a la contaminación y al polvo o humo disperso en la atmósfera.

La Luna Rosa fue llamada así por las tribus Algonquinas a la primera Luna llena después del equinoccio de primavera, los nombres dados ofrecían una información sobre acontecimientos o actividades que realizaban en cada estación del año, un almanaque lunar con curiosos nombres que los primeros colonos americanos recogieron y transmitieron hasta nuestros días.

Los algonquinos se distribuían desde Canadá, EEUU y norte de México, así mismo formaron diferentes agrupaciones con una lengua común. De esas tribus nombraré una muy conocida “Pies Negros”. Pues bien le llamaron Luna Rosa porque en aquella época todo el territorio (principalmente en el norte de América), donde se asentaban era transformado en ese color por la abundancia de musgo rosa o planta de Phlox salvaje. Es el nombre más común que se ha transmitido, pero según dónde se asentaban estas tribus a la primera Luna primaveral se le denominaba la Luna del huevo, la Luna de los pescados o la Luna de la Hierba que brota. Como podéis observar las denominaciones ofrecían una importante información para la vida de estas tribus. Hace tiempo que se comenzó a difundir los sorprendentes nombres dados a nuestro satélite natural como Luna azúl. Posteriormente los medios de comunicación hicieron referencia a la Luna Helada (enero) y supongo que continuarán con los siguientes denominaciones  que despiertan nuestra curiosidad,  próximamente  dedicaré un post a los diferentes nombres de la Luna.

¡Hasta pronto y cielos despejados!